lunes, 9 de marzo de 2015

Carrozas fúnebres

  La aparición de la carroza fúnebre está vinculada íntimamente a la historia de la ciudad de Barcelona. El 1819 se inauguró el cementerio de Poble Nou, situado fuera de las murallas de la ciudad para poner fin a la insalubridad de los entierros en fosas junto a las parroquias. La gran dificultad que suponía el traslado de cadáveres a pié hizo que en el año 1835 el alcalde estableciera la obligación de utilizar carruajes.

  Estufa fue el nombre con el cual se denominó a los carruajes aristocráticos de más lujo, en los cuales la caja quedaba cerrada con grandes cristales que dejaban ver y ser vistos. Fue construida por el carrocero Joaquin Estrada con maderas nobles y acabados plateados y su estilo es vienés. Con esta carroza fueron enterrados personajes de gran nombre como Santiago Rusiñol, Enric Prat de la Riba y el conde de Godó durante las décadas de 1920 y 1930.


(Estufa)



  La carroza Grand Doumont , de estilo barroco tiene origen en el modelo creado por el duque francés Louis d´Aumont. No era conducida por cochero, puesto que los caballos eran conducidos por mozos que íban montados. El carruaje está presidido por un ángel que guía el alma del difunto, y se utilizó en Madrid para entierros tan populares como el del torero José Gómez (Joselito). En el año 1936 se incorporó a la Casa de la Caritat de Barcelona.



(Grand Doumont)


El coche de lujo era un carruaje de construcción moderna y poco ostentoso, fácil de conducir y rápido a la hora de enganchar los caballos. Personajes como Gaudí, Narcís Oller y Joan Maragall fueron transportados en vehículos parecidos a éste:


(Coche de lujo)


La carroza gótica, llamada así por su decoración proviene de la Casa de la Caritat y estuvo presente en entierros de gran lujo durante la década de los 50. Pintada de color morado como homenaje a los difuntos, al igual que las indumentarias que llevaban los sacerdotes y los lacayos que acompañaban al séquito fúnebre:


(Carroza gótica)


 La carroza Imperial se construyó para entierros de gloria, como el de un emperador, suponía la culminación del lujo funerario.Su último sepelio fue el del alcalde Enrique Tierno Galván, el año 1986, motivo por el cual se desplazó hasta Madrid:

(Carroza Imperial "Estilo renacimiento")

  Presidida por cuatro ángeles de la guarda de estilo vienés y con motivos ornamentales inspirados en el arte funerario egipcio, podemos ver la Carroza ligera de estilo vienés, otro ejemplo de carruaje fúnebre lujoso construida por Joaquin Estrada:



(Carroza ligera de estilo vienés)


Las carrozas blancas se utilizaban en los entierros infantiles y de doncellas, el color blanco era símbolo de pureza y virginidad:

(Carroza angélica de oro y plata)

(Araña blanca)


(Coche blanco de lujo)


La berlina de acompañamiento era el coche de caballos más confortable para grandes desplazamientos, tenía espacio para cuatro personas y maletas. su nombre proviene del prestigio de los carroceros de Berlín, que desarrollaron mejoras técnicas en la suspensión y estabilidad de los carruajes aristócratas:

(Berlina de acompañamiento)


  El coche Hispano T16, fabricado en Barcelona el año 1920 fue uno de los primeros vehículos de tracción mecánica en hacer un servicio funerario:


(Hispano Suiza)


A partir de la década de 1950 las carrozas fueron siendo sustituidas progresivamente por lujosos vehículos estranjeros, difíciles de importar en aquella época. uno de ellos fue el Buick Riviera Especial, pero la crisis del petroleo, en el 1976, hizo que se dejara de utilizar:


(Buick Riviera Especial)




Raquel Martínez Gutiérrez
Óscar J. Escobar












  

1 comentario:

Diogen Dani dijo...

Peazo carracos, pongámosle un motor eléctrico, Rupert!